Asperger: ¿Cómo interactuar con una persona con Asperger?

Interactuar con una persona con Síndrome de Asperger (SA), es una tarea complicada. A veces usted se puede sentir ridiculizado o ignorado en medio de sus conversaciones. Probablemente él no maneja su léxico y no entiende sus metáforas, no le gusta que lo mire a los ojos y mucho menos que lo toque. Entonces se pregunta, si la relación tiene algún futuro, si en algún momento el “aspie” se sentirá cómodo con su presencia, si le permitirá entrar a su mundo, y la impaciencia crece, pero las esperanzas no.

Si desea aprender a interactuar con él, ya ha dado el primer paso. Recuerde que las grandes amistades son las que atraviesan alguna crisis.

Es importante que entienda que usted no es el único que se siente confuso o preocupado por saber cómo interactuar. Las personas con Síndrome de Asperger han nacido con el estigma de solitarios, ermitaños o genios aislados. Imagine su mundo por un instante, un lugar lleno de gente que habla sobre temas incomprensibles, hace gestos extraños y se ríe por bromas que le suenan a barbaridades. Su amigo pasa cada día de su vida intentado comprender un mundo que “no está hecho para él”.

Una de cada 250 personas en el mundo son Asperger, según el reconocido psicólogo británico, especialista en Asperger, Tony Attwood. Quienes padecen esta alteración se caracterizan por la falta de desarrollo de sus habilidades sociales y la incomprensión de las convenciones. Para ellos todo es excesivamente literal, necesitan la rutina y tienden a racionalizar cualquier expresión o situación. Así que tenga en cuenta, que él no puede cambiar, usted debe adecuarse.

Según la psiquiatra infanto-juvenil Daniela Camponovo, especializada en Asperger, el motivo por el cual los “aspies” no captan las convenciones sociales, es por un componente genético que ocasiona en ellos una funcionalidad neuronal distinta a la “estándar”, lo que produce una alteración en el desarrollo de la conciencia propia y de los demás.

“No puedo mirar a la cara, me causa algo extraño, me siento incómodo. Me distraigo si lo hago. Es como si pudiera poner atención a la parte verbal o no verbal de la comunicación, pero no a las dos al mismo tiempo. Para lograrlo, debo esforzarme el doble y me cuesta seguir el hilo de la conversación”, narra José Miguel Mussó, un estudiante con Asperger, que explica el por qué le incomoda mirar a los ojos.

Entonces, ¿de qué forma debe comportarse para que la interacción se convierta en amistad? Respetándolo en todo momento y explicándole pacientemente lo que no comprende. Infórmese sobre la condición, procure escoger sus palabras para lograr que sean claras y directas y acepte sus excentricidades y peculiaridades. Será difícil en un principio, pero lo logrará con la práctica.

Tenga mucho cuidado de no invadir su espacio personal, puede ser el peor error que cometa, y que acabe con la futura amistad. Los “aspies” se estresan y angustian al sentirse presionados por demostrar cariño, pues no comprenden los motivos para dar abrazos, besos o caricias, al ser conceptos demasiado abstractos para racionalizarlos.

Respete y comprenda su condición, y tendrá asegurado su aprecio. Un Asperger no sabe mentir, por lo que si continúa buscándolo y disfrutando de su compañía, tenga por seguro que usted es importante para él, y lo seguirá siendo por siempre.

¿Le gustó esta información?

Conozca un poco más de nosotros:

www.aletheia.com.pe

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
(01) 255 8800  Anexo 34 ó 35
contacto@aletheia.com.pe
¡Solicite su Consulta Gratuita, estamos en Miraflores y Los Olivos!
Previous Post
Next Post

1 Comment

Comments are closed.