Asperger: Los niños con Asperger y el sarcasmo

Dicen que el sarcasmo es la forma de insultar de los inteligentes. Se trata de una expresión ingeniosa, razonada, previamente maquinada, para expresar una queja sin que resulte tan directa. Pero, existen individuos que no logran captar las ironías, no porque sean menos cultos que quienes las emiten, sino porque su forma de pensar es completamente distinta. El mejor ejemplo de este caso, son las personas que padecen Asperger.

Una de las principales características de los diagnosticados con el Síndrome de Asperger (SA), es su incapacidad para entender la ironía. Para ellos, todo es literal. Intentar trasmitir un mensaje valiéndose de contradicciones, como se hace con el sarcasmo, es inútil para comunicar una incomodidad a los Asperger.

Imagine que tiene una cita con alguien que padece esta alteración, pero él se retrasa y usted, como es neurotípico, siente molestia y frustración. Cuando él llegue, probablemente preguntará si esperó mucho. “¡Claro que no, es que yo puedo detener el tiempo!”, será su respuesta. Por supuesto, es una expresión completamente sarcástica, que oculta su incomodidad, pero él no lo entenderá. No se sorprenda si luego solicita que haga una demostración de sus habilidades.

El doble sentido no existe en sus cerebros, no comprenden las burlas, son completamente transparentes en cuanto a lo que sienten, son directos y creen que todos son iguales. “Son niños inadecuados socialmente”, afirma Amparo Álvarez, presidenta de la Asociación de Asperger de Ibiza y Formentera (España). Agrega además que, “no saben mentir y son muy literales, no entienden los dobles sentidos o la ironía.”

En un estudio publicado en la revista científica Neuropsychology, aseguran que existe un área del cerebro fuertemente relacionada con la capacidad de comprender el sarcasmo. Los científicos que participaron en el proyecto, notaron que las personas con daños cerebrales en la zona prefrontal no podían entender el significado oculto de ciertas expresiones.

“Las personas con daño cerebral prefrontal sufren de dificultades para comprender los estados mentales de las demás personas y carecen de empatía (…) Por tanto, no pueden comprender de qué habla en realidad el otro y sólo entienden el significado literal”, explica la coautora del estudio, Simone Shamay-Tsoory.

La corteza prefrontal del cerebro, es fundamental para la coordinación de pensamientos y las acciones. Y justamente, los circuitos neuronales que pertenecen a estas capacidades, son los que sufren una alteración en las personas con SA.

Es decir, su reconocimiento innato de las emociones ajenas y su experiencia como base del conocimiento emocional, están dañados.

“Para los padres, en general, esta característica significa un gran desafío, ya que son niños que no desconfían de la gente ni ven la maldad”, comenta la neuróloga infantil de los centros médicos “Vida Íntegra”, ubicados en Chile.

Es fácil burlarse de ellos sin que lo noten, engañarlos y por supuesto, aprovecharse de su ingenuidad. Esto los convierte en blancos fáciles de abusos, acoso y crueldad. Por ese motivo, es importante que los padres y personas cercanas sirvan de apoyo para aliviar su incomprensión de esta costumbre social.

Además, resulta muy importante ayudarlos a reconocer la diferencia en los tonos de voz, la intensión de las expresiones y los gestos faciales. Si en algún momento utiliza el sarcasmo con él, o está presente cuando otra persona lo haga, dígaselo y evite que se confunda.

No olvide además, que las terapias son muy efectivas para mejorar la situación. Pero su comprensión como padre o persona cercana, complementará el tratamiento.

¿Le gustó esta información?

Conozca un poco más de nosotros:

www.aletheia.com.pe

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
(01) 255 8800  Anexo 34 ó 35
contacto@aletheia.com.pe
¡Solicite su Consulta Gratuita, estamos en Miraflores y Los Olivos!
Previous Post
Next Post