¿Cómo afecta a una persona con Asperger sentirse incomprendido?

Ellos se encuentran en el mundo, pero muchas veces no forman parte del mundo. Sufren a diario de una incomprensión por sus conductas “inapropiadas”, son aislados de los grupos sociales que temen su sinceridad y, les resulta complicado encontrar a alguien que comparta sus preferencias con la misma magnitud con la que la disfrutan ellos. Las personas con Síndrome de Asperger (SA), son afectadas diariamente por la falta de inclusión de la que pueden ser víctimas.

«Entiendo que entre la gente hay mucha diversidad, pero es que tú te ves raro y los demás te lo refutan, te lo dicen a la cara. Es un nivel más de rareza, es sentirse completamente fuera de lugar», describe Regina Cortés, sobre el síndrome que padece desde hace 34 años, para una entrevista al “Diario Vasco” de España.

Según un estudio del psicólogo británico, especialista en esta alteración, Tony Attwood, de cada 250 personas en el mundo, una posee Asperger. Este es un síndrome que afecta a los diagnosticados en su interacción social, comunicación y comprensión de estándares sociales y sentimientos.

Muchas personas no conocen las características del trastorno y por este motivo, construyen una barrera para mantenerse alejado del “aspie”.Cuando los Asperger perciben la falta de comprensión de la que son víctimas, pueden experimentar terribles consecuencias emocionales.

Insultos, críticas a escondidas, burlas, indiferencia, entre otros tantos actos de crueldad, son los que conllevan a las personas con SA a cuadros de depresión severos. Una investigación del Centro para la Investigación del Autismo (ARC) de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), reveló que los adultos con esta alteración tienen un mayor riesgo de sufrir un declive emocional.

Las ideas suicidas también son comunes en los “aspies”, por la exclusión y aislamiento social que padecen. La tasa de pensamientos ligados a la muerte se elevan en personas con Asperger hasta en un 66%, a diferencia de la población general con 17%. El 35% de los encuestados, incluso habrían planeado el acto.

«No saben el esfuerzo que hacemos por encajar en el mundo, porque no te queda otra. Si el 95% del mundo funciona de una manera no puedes ir contra corriente, pero es agotador. No se imaginan el esfuerzo que hacemos no para sentirnos mejor, sino para sentirnos queridos», comenta Regina.

Ser paciente, incluirlos, tomarse el tiempo de hablar con ellos, conocerlos y sobre todo, quererlos y comprenderlos incondicionalmente, sería lo necesario para evitar los conflictos emocionales de los “aspies”.

Los familiares, deben estar atentos a las conductas de las personas con Trastorno de Asperger, para evitar que sufran de baja autoestima. Brindarles un ambiente estable, seguro y confortable es determinante para reducir las probabilidades de depresión. La familia es su principal sustento afectivo.

Los seres con T.A son personas, que aunque expresan sus sentimientos de diferente forma, resultan muy sensibles a los daños emocionales. Cuidarlos es obligación de todos.

¿Le gustó esta información?

Conozca un poco más de nosotros:

www.aletheia.com.pe

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
(01) 255 8800  Anexo 34 ó 35
contacto@aletheia.com.pe
¡Solicite su Consulta Gratuita, estamos en Miraflores y Los Olivos!
Previous Post
Next Post

1 Comment

  • Muy cierto, la verdadera amenaza no es exactamente las “estereotipias” -las cuales son muchas veces “revertidas” en apariencia por medio de la terapia ABA-, sino el daño emocional. En mi país, al menos, buscar un terapeuta especializado en el espectro autista, y particularmente en el síndrome de Asperger, es muy complicado. Estamos prácticamente a la deriva en ese aspecto.

    Es cierto, rodearse de gente que demuestre amor incondicional ayuda a combatir la depresión; sin embargo, también hace falta contar con un profesional que nos ayude a desarrollar estrategias para no ser siempre víctimas de las circunstancias. En mi experiencia, la inmadurez emocional y la credulidad han jugado muy malas pasadas en mi vida social, y mi mecanismo de defensa fue asumir por defecto que “todo el mundo quiere manipularme”. No es un mecanismo saludable, y a largo plazo destruyó las posibilidades de generar lazos.

    No sé cómo será en el caso de otros Aspies, pero a mí, al menos, me causa impotencia tener que depender siempre del amor incondicional de otros para no estar deprimida. Si bien la inclusión es crucial, también lo es sentirnos capaces por nuestra cuenta.

Comments are closed.