Consejos valiosos para relacionarse con un Asperger

Puede llegar un momento en su vida en que conozca a una persona que no sea muy buena haciendo amistades, probablemente lo note muy sincero, no entienda sus chistes o sentimientos, e incluso le parezca extraño por su carencia de habilidades sociales, pero en realidad, puede que quien se esté comportando mal al no entenderlo sea usted, pues todo lo antes mencionado, son algunos de los síntomas que padecen las personas con Asperger, un trastorno de la personalidad que se caracteriza por su asocialidad.

Existe un gran número de personas con Asperger en el mundo, incluso se cree que varias aún no han sido diagnosticadas, pues es fácil confundir este síndrome con una simple frialdad al momento de relacionarse. Aunque es complicado, es posible crear un vínculo con ellos, lo principal para lograrlo, es comprender que quien debe cambiar no es él, sino uno mismo debe aprender a comprenderlo y aceptarlo. Por esto, es aconsejable que el primer paso para iniciar una amistad, sea informarse lo más que se pueda respecto al trastorno, así no se sorprenderá fácilmente y sabrá a qué enfrentarse.

Es común pensar que aquellos con esta alteración no poseen empatía, esta afirmación no es totalmente cierta, pues efectivamente les importa lo que sienten los demás; sin embargo, tienen problemas para poder demostrarlo. Aun así, se les puede enseñar a captar las emociones ajenas de una manera más eficaz y, de la misma forma demostrarlas.

Resulta significativo entender su forma de desenvolverse. Probablemente si nos encontramos con alguien con Asperger, descubriremos que esta persona no comprende nuestro sarcasmo, bromas, ironías, el lenguaje no verbal, las convenciones sociales y aquello que no reconocen como concreto. Por esto, cualquier idea que queramos compartir con ellos debe ser expresada en forma literal, para que no tengan dificultades en el momento de responder o puedan confundir nuestras intenciones.

Por otro lado, cuando se padece este síndrome se suele ser demasiado sincero al momento de hablar, lo cual puede ser confundido con crueldad por aquellos que no estén familiarizados. Es importante ser una “guía social”, si bien no se puede cambiar esta actitud, es posible ayudarlo a darse cuenta cuándo puede sobrepasar un límite que llegue a herir a otras personas. Un golpe bajo la mesa o una conversación previa serán buenas alternativas. También es aconsejable explicarles a los demás los motivos del comportamiento inusual de nuestro acompañante, para evitar que se genere una opinión negativa sobre él.

Cuando la relación avance, se conocerá mucho más de la otra persona. Hay que tomar especial atención a aquello que tolera y lo que no, pues las personas con Asperger suelen irritarse y aburrirse fácilmente. Tome nota mental de todo aquello que lo hace enojar y evítelo en un futuro. Además, procure no mostrar afecto de manera sorpresiva, como dándole un beso o un abrazo sin su consentimiento, porque aquellos que padecen de esta alteración en la forma de socializar creen que es raro y molesto. Antes de hacerlo, pregúntele si le parece correcto.

Finalmente, debemos aceptar que estas personas, aunque no poseen nuestra destreza para hacer amistades, gozan de muchos otros grandes talentos. No exagere en su forma de pasar tiempo con él, teniendo cuidados excesivos o haciendo notable que lo trata diferente a los demás, pues puede llegar a ofenderlo.
Lo único que necesita para crear un gran vínculo con alguien que padece Asperger, es aprender a demostrar su amor y cariño de tal forma que él pueda sentirse cómodo, será de gran ayuda para él su esfuerzo, no lo dude.

Previous Post
Next Post