La depresión en personas con Asperger

La depresión es un estado que puede llegar a convertirse en una enfermedad severa. Es un sentimiento más profundo que sentirse triste, lo cual puede interferir en las actividades diarias que se realicen.

Las características más resaltantes son la pérdida de interés, tristeza profunda, baja autoestima, muy poca energía, dificultades para conciliar el sueño, problemas académicos, entre otros.

Las personas que presentan Síndrome de Asperger, pueden tener mayor riesgo de presentar estas características debido a las dificultades en las habilidades sociales. Es posible que, en la mayoría de casos, los niños y jóvenes con Asperger se sientan excluidos dentro de su lugar de estudios; sienten que no son comprendidos y se les dificulta ser aceptados entre sus compañeros. 

Los padres deben estar en constante observación de su comportamiento, deben ser conscientes del riesgo de la depresión y hacer todo lo posible para buscar su felicidad y que él mismo conozca y acepte su condición.

¿Cómo saber si mi hijo con Asperger puede estar presentando depresión?

Antes que todo, un papá debe estar atento a los síntomas de depresión, sin ponerse paranoicos, ya que eso puede ser decodificado en el menor de una manera errónea.  Para conocer si un niño o joven con Asperger se siente deprimido:

– Manifestará cuadros de ansiedad contiguos en cualquier aspecto, ya sea por la alimentación o ciertas manías que serán complicadas de tratar.

– El insomnio es una característica que se podrá observar fácilmente. El menor no podrá dormir tan fácilmente o dormirá pocas horas, lo que lo afectará en sus actividades diarias.

– Algunos pueden optar por un comportamiento más agresivo, tal vez las rabietas, gritos, peleas, se incrementen y los problemas de conducta sean más notorios. Además de estar malhumorados  la mayoría del tiempo, el niño o joven se vuelve callado y tiende a aislarse, y esto puede ser síntoma de pensamientos negativos que lo conduzcan a una depresión.

 

Previous Post
Next Post