Mi hijo tiene Asperger… y TDAH

ASPERGER-Y-TDAH

Tener Síndrome de Asperger (SA) ya es complicado, pero poseer este diagnóstico y además el Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), resulta mucho más difícil. La realidad es que, el TDAH es un padecimiento comúnmente asociado con el Asperger.

Un estudio realizado en el año 2014 por los científicos Gillberg y Sturm y publicado por el “Developmental Medicine & Child Neurology”, asegura que un 95% de los niños con Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD), tienen problemas de atención, mientras que un 50% desarrollan comportamientos impulsivos. Además, el 75% manifiestan todos los síntomas del TDAH, aunque en diferentes grados.

Es por ello que, se considera al TDAH como una de las comorbilidades (enfermedad asociada), más comunes del Asperger. Aunque no se sabe exactamente el motivo de la aparición simultanea de ambas condiciones, se piensa que es producida debido a algún componente genético.

Muchos de los infantes con Asperger son tratados en un principio por Déficit de Atención o por un mal comportamiento. En varias ocasiones, el motivo principal no se descubre hasta mucho después, pues los síntomas son bastante similares y generan confusión.

Por esto resulta imprescindible descubrir si el Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad es un efecto del Asperger o no. No reconocer la correlación entre ambos puede generar en el paciente serios problemas de adaptación y dificultades para la intervención.

El TDAH, es un trastorno que afecta principalmente la capacidad de las personas para controlar sus emociones. Por lo general, el comportamiento erróneo aparece cuando el diagnosticado está en un lugar donde se requiere su tranquilidad, debe esperar un turno, o escuchar atentamente una idea.

Sin embargo, su capacidad de comunicación, interpretación de las emociones ajenas, habilidades motoras, empatía y sensibilidad ante estímulos, no es perjudicada. Tampoco es una regla la aparición de conductas repetitivas. En cambio, cuando también se desarrolla el SA, todas estas habilidades no evolucionan correctamente,  adhiriéndose  a los ya conocidos síntomas del TDAH.

Por supuesto, el tratamiento del Déficit de Atención con Hiperactividd puede servir para mejorar algunos aspectos de la persona que además tiene Asperger. Como la falta de atención, la inquietud, el nerviosismo, la impulsividad al hablar en momentos inapropiados o el mencionar cosas fuera de lugar. Pero, siempre es mejor trabajar de manera específica cada una de las condiciones.             

El tratamiento para el Asperger resulta mucho más completo en cuanto a la integración social, sensorial  y la comprensión de emociones propias y ajenas.

Si su hijo ha sido diagnosticado con TDAH, pero nota algunas alarmas que le hacen presentir que no es lo único que puede estar afectando su comportamiento, acuda a un especialista lo antes posible. Mientras más rápido inicie la terapia adecuada, mayores avances tendrá su pequeño.

¡Conozca más de nosotros!

www.aletheia.com.pe

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
(01) 255 8800  Anexo 34 ó 35
contacto@aletheia.com.pe
¡Solicite su Consulta Gratuita, estamos en Miraflores!
Previous Post
Next Post

2 Comments

Comments are closed.