Síndrome de Asperger y el perfeccionismo

Los niños con Síndrome de Asperger casi siempre tienden a marcarse estándares muy altos e irrealistas sobre lo que esperan de sí mismos. Esto puede traer problemas como: no saber manejar sus errores, se pone triste cuando pierde un juego, rechaza hacer las actividades en las cuales sabe que no ganará y puede que no le guste intentar nuevas actividades por miedo a fracasar.

Los niños que van por la vida con una actitud perfeccionista, generalmente son muy duros con ellos mismos. Si tienen alguna esperanza de alcanzar una meta muy alta, necesitarán exigirse al máximo.

Por otro lado, tener estándares tan altos puede significar que se realizará un trabajo de excelente calidad y encaminarse a una exitosa carrera a futuro. Pero el peligro de tener una actitud perfeccionista es que nunca pueda lograr sus metas y se enfrente a muchos momentos de decepción.

Otro problema es que se puede ser rechazado. Las personas, generalmente critican las actitudes de poca competitividad, el que no sabe perder generalmente es un mimado y un inmaduro. A ninguna persona le gusta perder, este sentimiento es muy normal y desde pequeños aprendemos a controlar nuestras manifestaciones de enojo.

  • Es bueno explicarle al niño que todos tenemos puntos fuertes y débiles, además que nadie es perfecto. Luego dile: “es una actitud madura aceptar tus errores” y dale ejemplos de gente que lo ha hecho.
  • Premia su esfuerzo, no sólo valores el resultado ya que el esfuerzo que puso en hacer algo es muy importante.
  • Ayúdale a ser más dinámico y deportivo. Los niños con Asperger generalmente no realizan ningún deporte por miedo a perder, pero es necesario que a estos niños se les explique con paciencia los principios básicos que otros chicos aprenden gradualmente sobre el perder.
  • Permite que vea cuando admites y aprendes de tus propios errores
  • A manera de juego, incluyendo a la familia, puedes organizar una “sesión de confesar equivocaciones”. Se trata de admitir los errores que hemos cometido y decir cómo nos sentimos y qué aprendimos de esa experiencia.
  • Anima su autoestima para que el niño se sienta bien consigo mismo y no necesite ser perfeccionista

 

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
 2558800 /contacto@aletheia.com.pe
Solicite su Consulta Gratuita
Previous Post
Next Post