¿Cómo me adapto al extenso vocabulario de mi hijo con Asperger?

VOCABULARIO-ASPERGER

Las personas con Síndrome de Asperger (SA)  manejan  un extenso y complejo vocabulario. Ellos no necesitan estudiar medicina, ingeniería, derecho o alguna ciencia para utilizar términos especializados en sus frases, los aprenden casi inconscientemente ¿Cómo puede hacer usted para comprender el particular vocabulario de su hijo con Asperger?

Aunque el Asperger es considerado un Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD), junto con el Trastorno de Espectro Autista (TEA), las personas con SA casi no presentan retrasos significativos en la adquisición del lenguaje.  En cambio, aprenden a hablar al mismo ritmo que los neurotípicos. Aproximadamente a los cinco años ya poseen un gran léxico y son capaces de usarlo con naturalidad, respetando las reglas gramaticales.

Es entonces cuando la adquisición de palabras se acelera. Integran en sus diálogos conceptos desconocidos para la mayoría. Según la neuropediatra, responsable de esta área en el hospital “Xarxa Sanitaria i Social de Santa Tecla” (España), el primer motivo de preocupación de los padres del 25% de los niños con Asperger, es el excesivo desarrollo de su lenguaje.

“El niño con Asperger tiende a utilizar un vocabulario más avanzado de lo esperado para su edad con una correctísima construcción sintáctica”, escribe la especialista en su blog personal.

La doctora agrega que incluso desarrollan un Trastorno Pragmático del Lenguaje o Trastorno de Comunicación Social, diagnóstico relacionado con la incomprensión del contexto social de las palabras. No entienden definiciones abstractas,  como “esperanza”, “amor”, “fe”, “alegría”, y en cambio monopolizan las conversaciones con sus expresiones altamente sofisticadas.

¿Cómo ayudarlos a comunicarse? Lo que usted como padre debe entender, es que la forma de hablar es una parte esencial de su hijo, por lo que no la puede cambiar. Pero sí es posible llevar a cabo una serie de acciones para facilitar la expresión de sus ideas, y también para que usted logre comprenderlo en su totalidad.

Una de las recomendaciones más acertadas es incentivarlo al diálogo e interacción. Como muchas cosas en la vida, para hablar la práctica es el mejor maestro. El pequeño debe acostumbrarse a comunicarse en situaciones comunes para identificar cómo se utiliza el léxico estándar. Esto puede ayudarlo a controlar la cantidad de tecnicismos que utilice en una oración. Por supuesto, la orientación de los progenitores es determinante.

Por otro lado, edúquese lo más que pueda. Es cierto que usted no tiene una facilidad natural para las palabras complejas, pero con esfuerzo, aprenderlas no será difícil. Una vez que comprenda el léxico de su hijo, el diálogo fluirá sin inconvenientes. Se acercará mucho más a él por medio de conversaciones que estimulen a ambos.

Es importante que en sus charlas no utilice conceptos demasiado abstractos. La tendencia a racionalizar del pequeño, le imposibilita entenderlos. En vez de decir “me muero de felicidad” como respuesta a una acción positiva del niño, sería adecuado reemplazarla por “tu actitud me hace sonreír”,  que es una expresión más concreta.

Si en algún momento utiliza una metáfora, ironía o chiste, explíquele lo que quiso decir. Hágalo también cuando sean terceros los que las empleen.

Finalmente, acudir a un terapeuta especializado siempre es adecuado. Él le podrá otorgar consejos y estrategias mucho más concretas para el caso particular de su hijo.

¡Conozca más de nosotros!

www.aletheia.com.pe

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
(01) 255 8800  Anexo 34 ó 35
contacto@aletheia.com.pe
¡Solicite su Consulta Gratuita, estamos en Miraflores!
Previous Post
Next Post